UNA NOCHE CON JUAN PABLO II

Publicado en por MJS Mérida-Venezuela

Entre cantos, risas, bailes, aplausos iniciamos la vigilia con el Papa de los Jóvenes, en la hechicera lugar en Mérida que visito el Papa cuando vino por primera vez a Venezuela, la gente poco a poco fue llegando, todos con una frase muy genial “Ya casi tendremos a nuestro Papa en los altares” los jóvenes de distintas parroquias iban llegando con sus pancartas, pitos, afiches, frases y nosotros con una gran verdad así como cuando una llama se enciende; que el Papa voz de Dios nos seguía invitando a no “Tener miedo” invitación que hizo al mundo joven para una de las jornadas mundiales de la juventud.1.JPG

Vivimos una Eucaristía muy hermosa dirigida por el Obispo de la Diócesis Baltasar Porras y todo el clero, donde nos conto de su experiencia vivida con el Papa Juan pablo II  de cercanía, de sencillez, de un hombre apasionado por Cristo y por el bien común de todo el mundo, esa Eucaristía nos dio la certeza que la fuente de vida del Papa era Cristo Eucaristía.

Comenzó la cuenta regresiva ya faltaba poco para que llegara el gran momento, seguimos animando con cantos de adoración, bailes, y alabanzas al Señor de Señores por su manifestaciones tan grandes en estos tiempos tan difíciles, la noche se nos volvió corta porque la espera tenía ya nombre y era de alegría y de gratitud.

4.JPGTodos acurrucados como los pollos nos unimos para vivir el momento; cuando nuestro Papa Benedicto XVI proclamo Beato al Papa de los Jóvenes nuestras manos se quedaron pequeñas para los aplausos, en nuestros ojos no paraban las lagrimas, no valía cansancio ni nada en ese momento, son esas madrugadas que jamás se van a olvidar, encontrarnos con el rostro de un hombre feliz, y realizado al quitarse la cortina vale la pena seguir entregándonos al máximo por ayudar a otros, porque El Resucitado sigue estando grande y haciéndose presente, porque su amor es así, de detalles tan grandes que sobrepasan lo humano.

Nos queda la gran tarea de seguir volviendo a esa madrugada donde nos resonó como jóvenes aquellas palabras no tengamos miedo, para luchar, para apostar por los sueños, para vivir cada instante como si fuera el último día de nuestras vidas, para seguir momentos así donde Dios se apodera de nuestras vidas y donde es imposible mirar atrás.  

Agradecemos a Dios a María porque van mostrándonos grandes modelos a seguir, agradecemos a nuestro Padre Don Bosco nos haya dejado la gran tarea de querer siempre al Papa, de orar por el, esa tarea nos fascina. Gracias Señor por esa madrugada con sabor a Resurrección.

5.JPG 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post